Authenticity on point.

Todos y cada uno de nosotros hemos recorrido un largo camino hacia el descubrimiento de nuestro verdadero ser. Es parte de la vida.

Quién eres realmente?

El punto es que llegamos a un punto en la vida en donde ya sabemos bien quienes somos y quienes no. Lo sabemos bien y se siente aún mejor. Al fin hay una relación sana con nosotros mismos y por lo tanto con los demás.

“Authenticity: knowing who you are and being brave enough to live it”.

Es una frase que leí en una de esas imagenes de pinterest que sólo me hizo poner una tremenda cara de boba de tan linda que estaba. I know.

74305ab238929b116cd40c5a35bfdb4f

Sonará a frase obvia pero era justo lo que empezaba a cuestionarme.

Cuando crees que ya agarraste el toro por los cuernos surgen pruebas. Aaaahh esas pruebas! Viejas amigas!

Estoy siendo auténtica? Soy auténtica al 100% conmigo ? Cómo sé si estoy siendo auténtica al 100 y no estoy cayendo en un cliché ?

No sé si les ha pasado alguna vez. Llegaron a conocerse y aceptarse y de pronto un ambiente o situación específica les hace replantearse un poco quiénes son, si son auténticos a sí mismos o no, si lo están haciendo bien…

Por ejemplo, una situación que siempre trae ese tipo de dudas al principio, es estar en donde no encajas. No vas con el lugar, ni con la gente, ni con la conversación, es que no vas ni con el café, así de claro. Más allá de ser una prueba de destreza social, ese tipo de ambientes siempre nos hacen reflexionar sobre cómo somos porque confrontan nuestra personalidad. Es como un espejo que te muestra cosas de ti que ves en los demás y que son tan diferentes a como eres que sí te mueve el piso un poco. De esas cosas sólo nos queda aprender. No hay más ni es la gran ciencia. Una es como es y siempre hay que buscar superarse claro.

Personalmente siempre me pasa con un círculo de personas con quienes tengo que estar en contacto se forma continúa. Es siempre incómodo pero aleccionador para mi porque no hay nada en común con ninguna persona ahí. Ni el humor, ni la platica, ni las personalidades, cero.  Sí le sufro a veces, especialmente cuando no estoy de humor y tengo que ir, pero al final siempre me cuestiono cuál fue el aprendizaje del día y cómo  me hace mejor persona. Voy a ser mamá, así que los lloriqueos ahora le tocarán hacerlos a alguien más.

Les deseo que siempre tengan ganas de aprender porque esa es nuestra mejor oportunidad y porque nos merecemos simplemente lo mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s